20 cócteles clásicos que tienes que conocer

cócteles clásicos Manhattan

Hoy 13 de mayo es el Día del Cóctel y hay algunos clásicos que forman ya parte de la cultura popular.

El mundo de la coctelería se ha caracterizado en los últimos tiempos por una gran expansión y un enorme crecimiento en cuanto a nuevas propuestas creativas.

Hoy en día podemos encontrar innumerables cócteles, una incesante oferta para casi todos los gustos. Sin embargo, hay algunos de larga tradición que perduran con el paso del tiempo, más allá de modas y tendencias,  y que se han convertido en clásicos insustituibles. Muchos de ellos forman parte de nuestro imaginario colectivo, como elementos clave de películas, libros, series de televisión, etc.

Una selección de 20 cócteles famosos en todo el mundo

Gin Tonic

Probablemente, es el cóctel más  consumido, todo un icono en el mundo de los combinados. Se ha puesto tan de moda en las dos últimas décadas que puede haberse devaluado su imagen entre algunos buenos amantes de la coctelería. Sin embargo, preparar un buen gin tonic tiene un protocolo muy definido y requiere una buena técnica que hay que saber desarrollar. Básicamente, este cóctel se compone de ginebra, tónica, hielo y una rodaja de lima o limón. Lo ideal es servirlo en copa de balón o, en su defecto, en vaso ancho.

Si quieres aprender a preparar un gin tonic que marque la diferencia, descubrir la historia de esta bebida y todos sus secretos, te recomendamos el curso online “Gin Tonics perfectos”, a cargo de Juanan García, formador de coctelería y vicepresidente de la Asociación Balear de Bartenders.

Manhattan

Toma su nombre del Manhattan Club de Nueva York, donde comenzó a servirse hacia 1870. Es un combinado sofisticado y cosmopolita que alcanzó notoriedad en las décadas de 1930 y 1940. Mucho más cuando el personaje interpretado por Marilyn Monroe en la película de Billy Wilder “Con faldas y a lo loco” (1959) intentó preparar un Manhattan en una bolsa de agua caliente a bordo de un tren. La elaboración perfecta de este glamouroso cóctel debe incluir whisky, vermut rojo, hielo y una o dos cerezas marrasquino como decoración. Su sabor es incomparable, con matices amargos y dulces. Se sirve en un vaso de Martini. 

Old Fashioned

Otro de los cócteles más atractivos y solicitados. Que se lo pregunten a Don Drapper, el personaje principal de la serie “Mad Men”. Existe una primigenia definición de este combinado, hecha a principios del siglo XVIII, que lo presenta como “mezcla de agua, azúcar, aromáticos y destilados”. Para tenerlo a punto habrá que incorporar los siguientes ingredientes: bourbon, angostura, azúcar, agua helada y piel de naranja. Se sirve en un vaso corto llamado, precisamente, “Old Fashioned”, que es el que le presta su nombre.

Bloody Mary

Uno de los cócteles más exitosos en Estados Unidos, mundialmente reconocido. Para encontrar sus orígenes hay que rastrearlos en el París de los años 20, concretamente en el Harry’s New York Bar de la ciudad del amor, donde Fernand Petiot lo elaboró por primera vez. Se prepara con vodka, zumo de tomate, una cucharada de zumo de limón, tabasco, salsa Perrins, sal y pimienta.

Caipirinha

Procedente de Brasil y muy popular en todo el mundo, es un combinado refrescante que se toma con pajita para poder llegar al fondo, donde se mezcla el líquido con el azúcar, y sacarle su mejor sabor. Se prepara con una bebida alcohólica llamada cachaza, que se produce por la destilación del jugo de caña de azúcar. Se completa con lima, azúcar y hielo.

Mojito

Original de Cuba, a estas alturas ya ha dado varias veces la vuelta al mundo. El premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway lo popularizó en los años 40 y 50 durante su estancia en La Habana y sus frecuentes visitas al restaurante La Bodeguita de en medio, frecuentado por personalidades del mundo de la cultura y la política. Dulce y refrescante, se compone de ron, azúcar, menta o hierbabuena, lima y hielo.

Daiquiri

El mismo Hemingway también hizo célebre  este cóctel con su frase “Mi mojito en la bodeguita; mi Daiquiri en el Floridita”. El Floridita es otro legendario bar y restaurante de la Habana vieja, la cuna de la bebida que nos ocupa. Este cóctel, otro símbolo cubano, se elabora a base de ron blanco y zumo de limón criollo o lima y hielo, aunque existen diversas variantes.

Tom Collins

Es un cóctel muy sencillo y directo que se prepara con ginebra. Su origen es incierto, aunque la versión más extendida es que fue creado por un barman llamado John Collins que utilizaba la ginebra holandesa de marca Old Tom. Ya apareció en el primer manual de coctelería “The Bartender’s Guide” de Jerry Thomas, hacia finales del siglo XIX.   Sus ingredientes: ginebra, zumo de limón, soda, azúcar, hielo, hierbabuena y rodajas de limón decorativas.

Dry Martini

Un clásico entre los clásicos. Aunque James Bond lo prefiere con vodka, el Dry Martini se prepara con ginebra, vermut, cáscara de limón y hielo. Cierto es que en Estados Unidos todavía se nota la influencia del agente secreto de ficción más famoso, pero en Europa pronto se volvió al destilado original, bautizando el preferido del 007 como “vodkatini”.  El Dry Martini es un cóctel de sabor intenso, seco y con un punto ácido. Se sirve en una copa tipo Martini.

Gimlet

Se dice que Sir Thomas D. Gimlette, oficial médico de la Royal Navy (Marina Real Británica), introdujo este cóctel entre la tripulación para tratar el escorbuto, debido a las propiedades de la lima y su alto contenido en vitamina C. Otra versión cuenta que, en realidad, su nombre está relacionado con los efectos que la bebida tiene en el consumidor, ya que  “gimlet” hacía referencia a una barrena de mano que se usaba para agujerear los barriles. Contiene ginebra, zumo de lima, jarabe de azúcar, soda, una rodaja de lima decorativa y hielo.

Margarita

El cóctel mexicano por excelencia. No existe consenso respecto a su origen, aunque ya estaba presente en los recetarios de la década de los 30 del siglo pasado. Sus ingredientes clásicos: tequila, licor de naranja, jugo de limón, azúcar, limón verde en rodajas, hielos; todo ello servido en una copa escarchada con sal. A lo largo de su historia ha tenido diferentes versiones.

Cosmopolitan

La bebida preferida del personaje interpretado por Sarah Jessica Parker en la serie “Sexo en Nueva York”. Un antecedente de este cóctel ya se preparaba hace casi un siglo, aunque parece ser que la creación del Cosmopolitan tal como hoy lo conocemos surgió de la búsqueda de una bebida para el público femenino. Sus ingredientes: vodka, licor triple seco, zumo de arándanos, zumo de limón, una corteza de naranja y hielo.

Negroni

Fue inventado en 1919 por el Conde Negroni, que sustituyó la soda por ginebra en lo que se conoce como el cóctel Americano. Así, este potente combinado italiano reúne distintos alcoholes: ginebra, campari y vermut. El equilibrio entre los tres debe ser perfecto para alcanzar el punto de sabor deseado. Se consume en vaso Old Fashioned y se decora con una rodaja de naranja.

White Russian

Otro cóctel popularizado por el cine: es la bebida favorita de “El Nota”, el personaje principal de la película “El gran Lebowsky” de los hermanos Coen (1998), interpretado por Jeff Bridges. La base fija para elaborar esta bebida es vodka, licor de café y nata líquida o crema de leche. En realidad, se trata de una secuela o una sofisticación del Black Russian, un cóctel popular en los años 40, que prescinde de la leche o la nata.

Tequila Sunrise

En su versión más popular está compuesto por tequila, zumo de naranja y jarabe de granadina. Sin embargo, la original, preparada por el bartender Gene Sulit en el Hotel Arizona Baltimore, hacia los años 30 del siglo pasado, llevaba tequila, crema de cassis, zumo de lima y soda. La cultura popular ha acrecentado su fama con canciones como “Tequila sunrise” de The Eagles y películas famosas como la dirigida por Robert Towne en 1988, que lleva por título el nombre de este conocido cóctel.

Destornillador

Un combinado muy refrescante que surge en los años 50 a partir de la mezcla de vodka con zumo de naranja natural. Como con el resto de cócteles, existen diversas historias y leyendas en torno a su origen. Cuentan que los soldados estadounidenses que lucharon en la Segunda Guerra Mundial animaban sus zumos con un chorrito de vodka.  También se dice que su nombre se debe a que los obreros petroleros estadounidenses carecían de utensilios adecuados y utilizaban un destornillador para remover la mezcla.

Piña Colada

La bebida oficial de Puerto Rico, reconocida así por su gobierno en 1978, todo un emblema de la isla. En el verano de 1954 el barman Ramón “Monchito” Marrero asumió el reto de crear una bebida diferente para la selecta clientela del Beachcomber Bar del hotel Caribe Hilton de San Juan. Marrero mezcló en su licuadora jugo de piña, crema de coco, ron y hielo. Lo decoró con trozos de piña natural y cereza.

Moscow Mule

Otro conocido y refrescante cóctel a base de vodka, bebida destilada a la que se añade cerveza de jengibre (ginger beer) y jugo de lima, con una rodaja de lima de adorno. Se sirve preferentemente  en una jarra de cobre u otro recipiente metálico. Su origen se remonta a los años 40 en Los Ángeles.

Mai tai

Uno de los cócteles más exóticos de este listado. Se compone de ron, licor curaçao y zumo de lima.  Al parecer, Victor J. Bergeron (Trader Vic), propietario de la cadena de restaurantes de temática polinesia que lleva su apodo, creó este combinado para agasajar a unos clientes de Tahití. Sorprendidos, estos exclamaron: “Maita’i roa ae!” (“¡Muy bueno!” en tahitiano). De ahí su nombre. Su autoría también fue reclamada por Don Beach, propietario del restaurante hollywoodiense Don The Beachcomber, especializado en cócteles de ron.

San Francisco

Probablemente el cóctel sin alcohol más popular es el San Francisco. Muy refrescante y vital, combina zumo de naranja, limón, piña, melocotón y granadina. Se completa con hielo y una rodaja de limón o lima decorativa. En caso de querer elaborarlo con alcohol, se añade vodka al exótico conjunto.

Si quieres conocer la historia de los cócteles y aprender con detalle la composición y preparación de 11 cócteles variados, nada mejor que inscribirte en el curso online “Cocktail Experience: Introducción a la Coctelería”. El maestro Javier de las Muelas, experto en coctelería, referente nacional e internacional de la cultura del Bar y propietario de Dry Martini, uno de los mejores bares del mundo, te enseñará también el uso de los utensilios clave y las técnicas adecuadas para servirlos. Sin olvidar las últimas tendencias en este campo.

Aprende las técnicas de coctelería de vanguardia y todos los elementos que necesitas para crear nuevos combinados y una carta de cócteles con identidad propia. Con el curso online “Coctelería Creativa de Autor” descubrirás el marketing sensorial aplicado a la coctelería y profundizarás en la disciplina de la mixología. Te espera para contártelo todo Ignacio Ussia, coctelero, propietario y jefe de barra en The Alchemix, una de las referencias ineludibles de la coctelería española.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *