Baño María: cómo emplear esta técnica de cocina

mermelada al baño maría

Si te dedicas a la cocina, o por lo menos, te gusta preparar platos de vez en cuando, sabrás que, si no existiera el baño María, muchas recetas simplemente no existirían. No disfrutaríamos del flan ni del pudin, ni de tartas, pasteles salados, mermeladas o conservas.

El baño María es ante todo, una técnica efectiva y sencilla, de ahí su trascendencia. Tanto es así, que se inventó hace muchísimos siglos y ha perdurado hasta nuestros días.

El origen del baño María

Tiene nombre femenino porque lo inventó una mujer. La primera mujer alquimista de la historia. Su origen se remonta a la Alejandría del siglo III.

chocolate derretido al baño María

Los alquimistas se preocupaban por inventar técnicas y mecanismos que transformaran elementos en algo diferente. Era una época en la que la alquimia se consideraba una ciencia. Fue el precedente de la actual química. 

Una de las alquimistas era María la Judía o María la Hebrea. Fue ella quien, buscando cómo trabajar elementos para separarlos, calentándolos de manera uniforme y menos agresiva que el fuego directo, ideó este mecanismo en el que se introduce un recipiente dentro de otro más grande con líquido y se pone al fuego, de manera que se somete a calor indirecto hasta llevarlo a ebullición.

El invento lo empleaba para destilar sustancias aromáticas y separar extractos. Asimismo, creó algunos artefactos para destilar y extraer esencias de las plantas, como fueron el tribikos y el kerotakis. La científica llegó a escribir diversos textos sobre su trabajo pero ninguno perduró, aunque es citada en escritos posteriores.

El baño María ha sido su creación más conocida, se sigue empleando en procesos químicos y farmacéuticos, además de en la cocina.

Baño María: cómo se hace

Para cocinar al baño María empieza por buscar los utensilios necesarios. Existen calderas dobles específicas para ello. No obstante, puedes realizar el mismo procedimiento de una forma casera como lo hacen la mayoría de las personas, para esto requerirás:

  • Dos ollas de distinto tamaño, de manera que una quepa dentro de la otra.
  • Una tapa que cubra el recipiente que está dentro (también depende de lo que estés cocinando).
  • Agua.

En el caso de cocinar al fuego: tendrás que ponerle agua a la olla más grande, hasta un tercio de su tamaño, de manera que al introducir la pequeña no se desborde. Si vas a derretir barras de chocolate, por ejemplo, irás removiéndolas para que vayan volviéndose líquidas de manera uniforme, así evitarás que se queme como puede suceder si le aplicas fuego directo.

En el caso de hornear: entonces el agua irá en un recipiente de cristal, barro o un material que resista el calor del horno. Lo llenarás de agua hasta que alcance la altura de la mezcla que has introducido en el/los recipientes más pequeños que irán dentro. Un ejemplo muy común de este procedimiento es al hacer flan, ya que se pone la mezcla en moldes pequeños que colocas en una bandeja de cristal con agua para introducir en el horno.

postres en bandeja para cocinar al baño María

Consejos a la hora de cocinar con baño María

Como has visto, el baño María es una técnica muy sencilla. No obstante, aquí tienes algunos trucos para que tomes en cuenta a la hora de aplicarla:

  • Si haces postres, el agua no debe llegar a hervir, de esta forma el dulce se hará más despacio y conseguirás una mejor textura.
  • Como dijimos anteriormente, el agua del recipiente no debe ser demasiado abundante, así evitarás salpicaduras.
  • A la hora de hacer postres, para saber cuándo está hecha la mezcla, introduce un palillo o un cuchillo, si sale limpio es que ya está lista.
  • Algunos colocan un paño grande en el recipiente antes de echar el agua, de manera que la tela quede en el fondo y, al añadir el recipiente pequeño, este no se estará moviendo en medio del líquido.

Saca provecho del baño María para cocinar diferentes preparaciones, puedes lograr postres y mermeladas deliciosas con esta milenaria técnica de curioso origen.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *