BLOG

10 medidas contra el cambio climático desde tu cocina

La cocina puede desempeñar un papel esencial y ser una buena aliada para la lucha contra el cambio climático. Hay que tener en cuenta que es un tipo de actividad que puede generar enormes desperdicios y provocar un gran gasto energético. Para evitarlo, existen una serie de medidas urgentes que es preciso poner en práctica. Las repasamos en este artículo.
Alimentos vegetales, fundamentales en la lucha contra el cambio climático.

Los cursos más nuevos

La relación entre cambio climático y cocina es estrecha. Seguro que alguna vez has pensado en el impacto ambiental de tu cocina y de tus hábitos alimentarios. La reflexión acerca de este problema es crucial. Tanto que puede llevarnos a tomar decisiones sostenibles que contribuyan a la lucha contra el cambio climático. Una ingente batería de medidas que van más allá de reducir el consumo de carne o de usar bolsas de tela a la hora de hacer la compra.

¿Cómo contribuir desde tu cocina a la lucha contra el cambio climático? Pequeñas acciones, grandes impactos…

1. Elige ingredientes sostenibles, locales y de temporada

Una cocina de proximidad y de temporada es fundamental. Es preciso utilizar ingredientes locales que hayan sido producidos según unos criterios de sostenibilidad, De esta forma se puede reducir la huella de carbono asociada al transporte de alimentos y apoyar a los productores locales que emplean prácticas respetuosas con el medioambiente.

El consumo de alimentos de temporada respeta los ciclos naturales. También nos proporciona alimentos en su punto óptimo y elimina el transporte asociado al traerlos desde otras partes. Aprende a conservar los productos de temporada.

Más información sobre Cocina de Temporada y de Proximidad: Naturaleza y Vanguardia con Fina Puigdevall y su hija Martina Puigvert.

La elección de los alimentos influye en las emisiones generadas. Los alimentos procesados y ultraprocesados, además de ser potencialmente perjudiciales para la salud, no resultan sostenibles y son más contaminantes: utilizan materias primas hiperbaratas, cultivos con malas prácticas agrícolas, etc.

2. Reduce el desperdicio alimentario

¿Qué medidas puedes tomar para reducir el desperdicio de alimentos en tu cocina y hogar? Se calcula que, aproximadamente, un tercio de los alimentos que se producen en todo el mundo se desperdician. Un cocina consciente y comprometida, que aproveche al máximo los ingredientes, la planificación de la lista de la compra, un consumo racional y aprender a almacenar adecuadamente, puede contribuir a reducir este problema y suponer un importante ahorro económico.  

El desperdicio de alimento es mucho más perjudicial de lo que parece. Sobre todo porque conlleva el derroche de energía y agua empleadas en todo el proceso desde el cultivo hasta que el producto llega a la tienda y se sirve en la mesa. Por otra parte, los alimentos que acaban en el vertedero sufren un proceso de descomposición que produce metano. Este es el segundo gas de efecto invernadero que más contribuye al calentamiento global de nuestro planeta.

En lugar de desechar restos de alimentos, considera el compostaje, que reduce la cantidad de residuos orgánicos en vertederos y, por lo tanto, las emisiones de metano.

3. Practica la cocina de aprovechamiento

Se calcula que, si seguimos desperdiciando comida a este ritmo, en 2030 llegaremos a tirar 66 toneladas de comida por segundo. ¿Conoces la cocina de aprovechamiento o Zero Waste? Esta técnica persigue la gestión sostenible de los alimentos. Aquí tienes una serie de pasos para poner en práctica la cocina de aprovechamiento.

Si sigues el curso online Zero Waste: Organización y Aprovechamiento en la Cocina, aprenderás a cocinar reduciendo al máximo el desperdicio. Ada Parellada, chef y comunicadora, activista contra el derroche alimentario, te introduce en esta metodología para ponerle freno y conseguir un impacto positivo en el ambiente.

4. Apoya a la producción local

Insistimos en este punto: comprar alimentos directamente a productores locales no solo beneficia a la economía de la zona. También reduce la necesidad de transporte de larga distancia y el daño medioambiental que esto supone.

5. Apoya a la agricultura sostenible

Tras décadas de implantación de la que se llamó Revolución Verde, muchos expertos propugnan la búsqueda de nuevos métodos de cultivo más sostenibles. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) señala que la agricultura supone más del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero y el 70% del consumo de agua mundial.

Por ello, es necesario fomentar una agricultura más concienciada y con menos huella medioambiental. Así se podrá frenar la degradación del suelo y controlar el mal uso del agua, apoyar iniciativas de agricultura sostenible y regenerativa que ayuden a preservar la biodiversidad

Iniciativas como Zero FoodPrint proponen una solución al calentamiento global basada en un nuevo enfoque de la alimentación y la agricultura. Su alternativa pasa por restringir al máximo el uso de maquinaria pesada y fertilizantes, para reducir las emisiones, incentivar alimentos más nutritivos, suelos más fértiles, mayor resistencia de los campos a las sequías…

6. Haz un uso eficiente de la energía

Quizá ya utilizas prácticas eficientes para ahorrar energía en tu cocina. Utilizar tapaderas en las ollas, ajustar la temperatura del horno y apagar los electrodomésticos cuando ya no los utilizas, ayuda a reducir el derroche energético y paliar el cambio climático.

7. Restringe el uso de electrodomésticos, reemplaza por modelos más eficientes

Restringir el uso de electrodomésticos y utilizarlos de forma más inteligente es un aspecto clave.  La vuelta a la tradición para determinadas elaboraciones puede ser un camino. Sin embargo, hay otras acciones que pueden contribuir: la instalación de electrodomésticos e iluminación de bajo consumo, una mejor distribución de la cocina, etc.

Optar por utensilios de cocina y electrodomésticos energéticamente eficientes, como cocinas de inducción en lugar de cocinas eléctricas, también ayuda a reducir el impacto.

8. Reduce el consumo de carne y lácteos y fomenta una dieta basada en plantas

Es un hecho que la ganadería provoca un elevado porcentaje de emisiones de gases de efecto invernadero. Es comparable al que genera el transporte en todo el mundo.

Diversos especialistas han dado la alerta: si duplicamos la ingesta de frutas y verduras y comemos menos carnes rojas y ultraprocesadas, podemos reducir las emisiones de CO2 y el consumo de agua de manera significativa.  Por lo tanto, no es que sea imprescindible eliminar este producto de tu dieta, pero sí es conveniente reducir el consumo de carne y lácteos para minimizar el impacto medioambiental.

La llamada “cocina climática” se basa en una alimentación vegetal. La reducción del consumo de carne y lácteos, acompañada de una mayor ingesta de frutas, verduras, cereales y legumbres es una estrategia efectiva para reducir la huella de carbono de tu menú y tu dieta. Infórmate sobre sobre los beneficios de iniciar una alimentación plant based.

¿Te interesa nuestro curso sobre Alimentación Plant Based? El chef y nutricionista Germán Roz  te enseña a cocinar de manera saludable con ingredientes de origen vegetal.

9. Reduce el uso de plástico

Con el sobreconsumo de plástico de las últimas décadas, hemos acabado llenando los océanos de este residuo contaminante. Aquí tienes unos consejos para reducir el uso de plástico y contribuir a la economía circular.

Es importante modificar nuestros hábitos de compra. Debemos escoger productos con menos embalaje o que utilicen envases sostenibles para el uso responsable de recursos.

10. Fomenta la creatividad y la comunicación

La cocina puede ser un excelente campo para la innovación y la creatividad. Solo así pueden emerger nuevas recetas y métodos de cocción para minimizar el impacto medioambiental. Es importante compartir tus experiencias y aprender de otros entusiastas de la cocina sostenible, como lo es participar en iniciativas para fomentar esas prácticas.

Profundiza en el tema del impacto medioambiental que genera la actividad de la cocina con el curso Sostenibilidad para Restaurantes y Bares. Sergio Gil te propone las prácticas más eficaces para lograrla.

Compartir:

Más populares

Regístrate a nuestra newsletter

Entérate antes que nadie nuestras novedades y promociones.