Carles Tejedor: Un cocinero al que no le gustan los caminos fáciles

Nacido en 1975, Carles Tejedor es algo más que un cocinero. Su inquietud le ha llevado no solo a buscar la perfección en los platos sino también a tratar de ir más allá y comprender todos los factores que entran en juego en la cocina. 

Se trata de un cocinero inquieto que investiga el por qué de cada alimento, buscando comprender todos los factores que entran en juego en la cocina para llevarla a lo más alto.

Se inició en el mundo de la cocina desde muy joven, sus padres tenían una casa en la montaña y había un horno muy pequeñito, y con trece años fue su primera experiencia dentro de un horno, veía que al final lo de cocinar era una forma de vida, entendía que esa gente que vivía para hacer feliz y ese mismo año le surgió la oportunidad de ir a Inglaterra y pensó que era el mejor momento para introducirse en este mundo y de al final como dice él «complicarse la vida» nunca le han gustado los caminos fáciles.

En esta entrevista de Scoolinary nos hablará de su experiencia en el mundo de la restauración, cómo y cuándo decidió ponerse a trabajar, sus proyectos, sus fuentes de inspiración, momentos más felices en una cocina, ingrediente favorito… ¡y mucho más!

¿Cuándo/cómo decidiste ponerte a trabajar?

«Desde toda la vida he jugado a hockey hierva y una de las cosas que me sorprendió es que cuando aquí en España el hockey no era profesional vi que los grandes dejaban el hockey para dedicarse a su trabajo, vi que era el mejor momento para hacer este cambio: irme de un deporte a una profesión


¿Cómo definirías tu etapa en la alta gastronomía?

«Para mi es experiencia, al final los grandes cocineros se hacen en las cocinas. Yo siempre lo he dicho para mi no hay ni alta ni baja gastronomía, hay buena y mala cocina. Para mi la alta gastronomía es la buena cocina, es aquella dónde yo nunca dejaré de estar, necesita una buena disciplina, te enseña a tratar los productos, te enseña a tratar el cliente y sobre todo te hace entender que no es solo algo interno de una persona sino que tu trabajas para un cliente, consiste en intentar hacer feliz a las personas que vienen a comer.«


¿Cómo y cuándo decidiste dejar tu finción de chef en el restaurante y pasar a ser creativo/consultor?

«Yo pienso que las etapas tienen caducidad y los problemas siempre te dan soluciones a próximos problemas, tienen todos fechas de caducidad. En este aprendizaje es cuando decido empezar a ver la gastronomía desde otro punto de vista. La gastronomía al final no es solo ocio, es un negocio. Tenemos que trabajar para que sean rentables los negocios y en ese momento es cuando yo veo que tengo que empezar a ponerme más a la sombra de grandes profesionales y poderlos ayudar para que puedan estar donde están y yo poder estructurar para que esto pueda ser de ocio a negocio.«

Explícanos tu relación con el mundo de las carnes


«Queríamos hacer un restaurante de carnes, quise entender qué era la carne y cómo se cocinaba. Cocinando la carne de una manera o de otra no es ni mejor ni peor. Cuando me sumerjo en este proyecto intento entender qué es maduración, por qué se maduran las carnes, qué es la carne de vacuno, por qué vaca y no buey, y empiezo a entender un mundo que es fascinante.«

Descubre en esta entrevista la historia completa de Carles Tejedor.

Aprende las claves, mitos y yodos los secretos de la carne de vacuno en su curso de Scoolinary

Entrevista con Carles Tejedor

¡No te la pierdas!

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *