Cómo limpiar un pescado

Es cierto que, debido al ritmo de vida que impera, con frecuencia compramos el pescado ya limpio para llevárnoslo a casa puesto que es un ahorro de tiempo significativo. No obstante, si nos gusta la cocina, es necesario conocer algunos principios básicos de los fogones como, por ejemplo, saber limpiar un pescado. 

Por este motivo, en esta ocasión te explicamos desde Scoolinary todo lo que necesitas aprender para llevarlo a cabo de la forma correcta.

Qué se necesita para limpiar un pescado

Limpiar un pescado de la forma correcta requiere unos pasos comunes, aunque otros variarán dependiendo del tipo. No obstante, necesitarás:

  • Unas tijeras de cocina.
  • Una tabla limpia.
  • Un cuchillo afilado o un desescamador, por si no lo conoces, es un utensilio especial para esta tarea.
  • Algunos introducen el pescado en una bolsa plástica para no salpicar de escamas toda la cocina en el proceso de desescamado.
tipos de cortes de pescado

Cómo limpiar un pescado

Para hacértelo más fácil te lo explicamos paso por paso:

  1. Coloca el pescado sobre la tabla. Con el borde contrario al filo cortante del cuchillo, o con el desescamador, ve quitándole las escamas al pescado con movimiento ágiles a todo lo largo del animal, en sentido contrario de la orientación de las escamas (desde la cola hasta la cabeza). Ten cuidado de quitarlas todas.
  2. Quita las aletas cortando por la base con el cuchillo. Si son largas y se te complica puedes ayudarte con unas tijeras.
  3. Con el cuchillo haz un corte transversal en la zona que separa  la cabeza del cuerpo para poder sacarle las tripas. Haz otro corte a todo lo largo de la zona abdominal, así podrás limpiar bien por dentro. Este proceso se llama eviscerar y lo haces con las manos.
  4. Al terminar pasa el pescado por agua para retirar los restos de escamas y tripas. Limpia muy bien para que no queden restos.

A partir de aquí los pasos pueden variar dependiendo de lo que quieras hacer con el pescado y también del tipo de pescado. Si no vas a usar la cabeza hazle un corte y deséchala o guárdala para hacer caldo.

Si vas a preparar filetes de pescado, haz cortes a todo lo largo, tanto en el vientre como en la espina dorsal, para separar la carne por un lado. Después quita la espina cortando en diagonal y separa el otro lomo.

Dependiendo del pescado, puede suceder que en el centro del lomo quede una hilera de pequeñas espinas a todo lo largo que resulta molesta al comer. Con el cuchillo, puedes hacer una incisión suave bordeando esta fila de espinas a un lado y otro, retíralas con los dedos.

chef eviscerando un pescado

Limpiar diferentes tipos de pescado

En el caso de pescados con carnes más duras como la lubina, a veces es necesario terminar de quitarle las espinas con una pinza ya que las tendrá más adheridas a la piel, como explica Beatriz Sotelo, profesora del curso Cocina con pescado y mariscos del Atlántico, de Scoolinary.

Los pescados pequeños como el boquerón o la caballa son más fáciles de limpiar porque no hay que quitarles las escamas. En cambio, con los pescados cilíndricos como el rape, ten cuidado de no ejercer mucha presión al desescamar ya que la piel es blanda y te traerás carne también.

En cuanto al rodaballo, carece de escamas pero suele tener una especie de babilla. Nuevamente, Beatriz Sotelo recomienda emplear medio limón y frotar por toda la superficie para limpiarlo.

Con toda esta información, necesaria para limpiar tus pescados, ahora puedes practicar y preparar esas recetas que quieres disfrutar. En el curso presentado por Sotelo tienes la oportunidad de aprender distintas formas de cocinar pescados y mariscos. Aprovéchalo.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *