¿Cuáles son los beneficios nutricionales de la carne de cerdo?

Si la sabiduría popular asegura que del cerdo se aprovecha todo, que ofrece una amplia variedad de virtudes culinarias, ahora sabemos que tampoco se queda atrás en lo que se refiere a cualidades nutricionales.

Hace años se comentaba que su carne era demasiado grasa, incluso llegó a tener cierta mala fama, pero lo cierto es que las grasas que contiene la carne de cerdo son más saludables que las saturadas que podemos encontrar en otros alimentos.

Con razón, se trata de una de las carnes más consumidas a escala mundial. Y es que el cerdo puede presumir de que su carne es rica en proteínas, vitaminas y ácidos grasos; contiene una rica variedad de nutrientes y micronutrientes de fácil asimilación y, además, es beneficiosa para todas las edades. Es una carne muy sana si se incluye de forma adecuada en una dieta equilibrada.

Aprende a cocinar esta carne con el curso online Carne de Cerdo: Técnicas y Aprovechamiento. Andreu Genestra, chef con 1 Estrella Michelin y 2 Soles Repsol, te enseña la infinidad de posibilidades para cocinar que nos ofrece este producto universal: guisar, asar, freír, ahumar e incluso embutir. Descubre el despiece de esta carne, cómo deshuesar, diferenciar y cocinar las partes del cerdo, así como un buen abanico de recetas que ampliará tu perspectiva y te dará una buena batería de recursos en cocina:  Tartar de tocino ibérico, canelón de caldo de cochinillo, lengua con alcaparras; chocolate, dátil y bacon, etc.

Vamos a ver a continuación con un poco más de detenimiento los beneficios de la carne del cerdo desde el punto de vista de la nutrición.

Características nutricionales de la carne de cerdo

  • Alto contenido en proteínas de alto valor biológico
  • Baja cantidad de hidratos de carbono.
  • Fuente de vitaminas del grupo B (B1 (tiamina), B2, B3 (niacina), B6 y B12)
  • Contiene minerales como el zinc, potasio, fósforo, cobre, magnesio y hierro.
  • El contenido calórico de sus partes magras no es demasiado elevado.

Beneficios de la carne de cerdo para nuestro organismo

  • Su aporte proteínico de calidad (entre el 18 y el 20%) ayuda al crecimiento del sistema muscular, especialmente en los niños.
  • Las vitaminas del grupo B que contiene son beneficiosas para nuestro sistema nervioso e inmunitario. Su contenido en tiamina (es el alimento animal más rico en esta vitamina) es útil para el funcionamiento del sistema nervioso, para la salud cardiaca y nos ayuda a asimilar los hidratos de carbono y a producir energía. Por su parte, la niacina influye en el metabolismo energético adecuado.
  • En cuanto a los minerales que contiene, el zinc previene las enfermedades cardiovasculares, ayuda al mantenimiento del sistema óseo y a combatir la anemia. Por su parte, el fósforo contribuye al buen mantenimiento de la salud dental y de los huesos, y el potasio al funcionamiento óptimo de los músculos. En cuanto al potasio, ayuda a mantener unos niveles de tensión arterial normales.
  • En los periodos de embarazo y lactancia, la carne de cerdo permite cubrir las necesidades nutricionales extra, por su alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales.
  • Respecto a las personas mayores, esta carne alta en proteínas de calidad es útil para conservar la masa muscular y mantener los huesos en buena forma.
  • También los deportistas se benefician de las propiedades de la carne de cerdo: su alto contenido en proteínas permite el surtido de aminoácidos esenciales, y gracias a su aporte vitamínico (especialmente en vitamina B6) puede disminuir la fatiga. Además, los minerales contribuyen al buen funcionamiento muscular.
  • Deja una sensación de saciedad, de tal forma que el consumo de sus partes magras sea recomendable para las personas que realizan dietas para bajar de peso.
  • Es una carne fácil de masticar y de digerir.

En qué nutrientes son ricas las diferentes piezas del cerdo

  • Chuleta: rica en vitamina B3 (niacina)
  • Lomo: presenta un alto contenido en zinc y en selenio, así como tiamina y vitamina B6.
  • Paletilla: fuente de fósforo
  • Solomillo: rico en proteínas y potasio.

Ahora bien, la Fundación Española de Nutrición aconseja priorizar el consumo de sus zonas magras (lomo y solomillo) frente a las grasas (chuleta, paletilla, panceta, etc.), que deben ser incluidas en nuestra dieta con carácter más ocasional. También los embutidos, derivados del cerdo, más calóricos, deben ser consumidos con moderación.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *