Frutas de temporada: cuáles son y por qué comerlas

Que las frutas son necesarias para nuestro organismo es una afirmación sin discusión. Nos aportan hidratación, múltiples vitaminas y nutrientes básicos, mejoran nuestro metabolismo y nuestra digestión y son, en resumen, un componente indispensable de una dieta equilibrada.

Por todas estas razones, priorizar el consumo de frutas de temporada es un factor que aporta más ventajas aún.

Por qué comer fruta de temporada

Fue no hace tanto cuando el ser humano quiso tener disponibles los alimentos que consumía en cualquier época del año. Antes de ello, tenía que limitarse a esperar a que la tierra diera los frutos correspondientes a su tiempo: la naranja y la mandarina la consumía en enero, por ejemplo, y no contaba con ellas en verano; con el calor, en cambio, sabía que vendrían los tomates con todo su delicioso sabor. Y así con cada alimento.

Como ya sabes, las frutas debemos comerlas a diario junto a las verduras, 5 piezas al día. En general, las hortalizas (todo lo que se cultiva, incluyendo las legumbres) son productos a los que tenemos que darles un lugar preponderante en nuestra dieta diaria.

En este caso, las frutas de temporada son altamente beneficiosas, no solo para nuestro organismo, sus ventajas van más allá:

  • Las frutas cultivadas dentro de su ciclo natural de nacimiento y desarrollo, al no ser forzadas, conserva todas sus propiedades nutricionales y organolépticas, con lo cual, al ofrecer una experiencia gustativa óptima puede generar más apetencia (y ayuda para nuestro organismo).
  • Si consumimos fruta de temporada estimulamos la producción local, los agricultores nacionales tienen más trabajo, nosotros comemos alimentos de mayor calidad y el precio disminuye respecto a los productos importados que implican una cadena de comercialización.
  • El medioambiente se beneficia. Como señalamos en el punto anterior, al ser productos de proximidad hay menos gasto de combustible, pero además, se emplean menos conservantes, agua y energía. Todos ganamos cuando los cultivos son ecológicos y sostenibles.

Las frutas de temporada

Aunque hay algunas frutas que se cultivan todo el año sin problema, como el plátano, el tomate y la berenjena (estos dos últimos son conocidos como verduras, pero en realidad son frutas al contener las semillas de la planta), cada fruto tiene su época de crecimiento y desarrollo natural. Dicha época va por estaciones e incluso por meses, aquí te nombramos unas cuantas según los ciclos de nuestra zona mediterránea:

Primavera: aguacate, fresa, pomelo, albaricoque, sandía, melón, níspero, ciruela, melocotón, kiwi.

Verano: cereza, uva, mora, níspero, ciruela, melón, nectarina, sandía, higos, albaricoque, mora, mango.

Otoño: castañas, caqui, aguacate, uva, granada, naranja, mandarina, pomelo, kiwi, mango.

Invierno: naranja, kiwi, pomelo, caqui, uva, granada, mandarina, níspero, pomelo, fresa,

Varias de estas frutas están en temporada durante toda la estación, otras solo en una parte de ella. Para que lo tengas más claro, en este enlace puedes ver un calendario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación con la temporada de las frutas por meses.

Puedes consumir las piezas al natural o de otras formas para hacerlo más ameno: en zumo, smoothie casero, compotas o en postres, lo importante es incluirlas en tu vida diaria.

Aprende a hacer deliciosos postres con el Curso Postres con Fruta: Técnica y Creatividad de Joanna Artieda.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *