Las diferentes familias botánicas de las hortalizas

Cada día oímos hablar más de la alimentación vegetariana y vegana, esto es porque son muchas las personas que están comenzando a revisar su alimentación e introducen nuevos hábitos: una dieta basada en hortalizas y otros productos vegetales, sin ningún tipo de carne ni pescado.

Las opciones pueden parecer reducidas a la hora de pensar en una receta únicamente a base de vegetales, pero existen multitud de maneras para combinarlos y disfrutar comiendo sano. Por ello, hasta las más reconocidas escuelas de cocina están comenzando a dar mucho valor a la alta cocina vegetariana y vegana, y a incluirla en sus programas de estudios de hostelería profesional.

En otros posts ya te introducíamos en el apasionante mundo de las hortalizas. Hablábamos de sus beneficios y cómo éstas pueden clasificarse de diferentes maneras, por ejemplo, según qué parte de la planta se utiliza. Pero también te puedes encontrar con términos más técnicos, así que aquí te hablaremos de las principales familias botánicas de hortalizas.

Liliáceas

Se trata de plantas herbáceas perennes, a veces presentan una forma bulbosa. Sus hojas son verdes y alternas, y su fruto suele ser una cápsula formada por semillas planas. A esta familia pertenecen los ajos, los puerros, las cebollas o los espárragos.

Solanáceas

Los miembros de esta familia suelen tener una corta vida, pero en algunos casos pueden crecer de manera anual. Sus hojas son simples y sus flores, normalmente, llamativas (blancas, rosas, amarillas…). Dan un fruto en cuyo interior se encuentran las semillas. Es el caso de los tomates, los pimientos o las berenjenas.

Compuestas

O asteráceas. Es una familia de plantas muy numerosa, presentan hojas alternas, espiraladas y, normalmente, muy carnosas. Sus flores, en algunos casos, son muy llamativas con colores variados. Su semilla tiene forma de paracaídas, lo cual le ayuda a extenderse. Aquí clasificamos a los girasoles, las lechugas o las alcachofas.

Cucurbitáceas

Estamos ante plantas trepadoras, de ciclo anual. Son muy características por estar recubiertas por pelos. En su tallo se desarrolla una única hoja por nudo y sus flores (amarillas o blancas) son a menudo comestibles. Sus frutos tienen una forma alargada o redondeada y en su interior se encuentran las semillas. A esta familia pertenecen las calabazas, los calabacines, los melones y las sandías.

Quenopodiáceas

Estas plantas suelen presentar hojas simples, aunque no siempre tienen. Sus flores, de color blanco, marrón o rosa, son pequeñas. Sus raíces, en algunos casos, son rizomatosas (directamente consumibles). Aquí encontramos a las acelgas, las espinacas o las remolachas.

Crucíferas

Conocidas también como brasicáceas, son plantas perennes cuyas hojas se distribuyen de manera radial y a la misma altura. Sus flores se agrupan en llamativos racimos. A esta familia pertenecen la coliflor, el brócoli, el rábano o el nabo.

Umbelíferas

Esta familia, anual o perenne, tiene un tallo largo en el cual crecen hojas de color verde oscuro. La raíz suele ser carnosa y comestible. En este caso, su fruto desarrolla una sola semilla en su interior. Las plantas pertenecientes a este grupo más conocidas son las zanahorias, los apios o las chirivías.

Leguminosas

Estas plantas se pueden encontrar en forma de árbol o arbusto. Sus hojas pueden ser perennes o caducas y sus raíces muy profundas. Las flores (de llamativos colores como rosa, rojo o naranja) pueden presentarse solitarias o en agrupaciones de racimos. Sus frutos, conocidos como legumbres, son normalmente largos, delgados y aplanados. La semilla en su interior es dura y de color oscuro. Pertenecen a esta clasificación las habas, las judías o los guisantes.

Distinguir unas familias de otras no es solo importante a la hora de ponernos a cocinar. Sus diferentes características (ciclo de vida, reproducción, crecimiento…) también influyen en el cultivo. Xavier Pellicer es un chef experto tratando los productos de la huerta. Con su Curso de Cocina Vegetal y Saludable te introducirás a fondo en este maravilloso mundo vegetal.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *