¡Llega la Navidad! Compra ya el marisco y congélalo para ahorrar

marisco descongelación navidad

Para muchos de nosotros, el marisco es un plato indispensable que se sirve en la mesa año tras año en las comidas familiares navideñas. En la cultura de la cocina mediterránea el marisco es un producto muy apreciado. Esto sumado a la alta demanda en fechas navideñas, hace que su precio suba… o que, incluso, escasee en las pescaderías y supermercados.

A todos nos gusta disfrutar de unos langostinos, pero recorrerte todos los supermercados de tu ciudad a última hora para conseguirlos a un buen precio no es tan agradable. Siempre está la opción de comprar todo el marisco con antelación y congelarlo. Si sigues las indicaciones que te dejamos en este artículo, el producto se mantendrá en perfecto estado y no perderá ninguna de sus propiedades.

Cada marisco, sus condiciones

Lo más importante es asegurarse, a la hora de la compra, de que la materia prima es de calidad y tiene un gran sabor (característica por la que suele destacar el marisco gallego del Atlántico). También es fundamental que el producto esté fresco y vivo. A la hora de congelarlo debemos tener en cuenta ciertas consideraciones, ya que no todos se deben congelar en las mismas condiciones. Un mal congelado podría hacer que se estropee el producto o que pierda sabor y propiedades.

  • Los crustáceos: A esta familia pertenecen los bogavantes, los centollos, las nécoras, las cigalas o los langostinos. Lo recomendable para estas piezas es cocerlas antes de congelar. Por supuesto, deben enfriarse a temperatura ambiente antes de introducirlas al frío. Cabe destacar que hay distintas opiniones en el caso de los langostinos, camarones y cigalas: pueden congelarse tanto cocidos como crudos sin que afecte a sus cualidades.
  • Los bivalvos: En esta otra gran familia encontramos los mejillones, almejas, ostras o berberechos. Los expertos recomiendan congelarlos en crudo una vez estén bien lavados. Eso sí, hay que asegurarse de que no hay ninguna pieza rota ni en mal estado. Las ostras y percebes son los únicos que no se deben congelar, por su alto contenido en agua perderían propiedades. Pero además, una vez congelados resulta imposible saber si están en buen estado, así que… mejor no arriesgarse y consumir estos productos frescos nada más comprarse.

Consejos generales para el congelado

Para que las condiciones en el congelado de cualquier producto sean óptimas y no se interrumpa la cadena de frío, hay algunos detalles que no debes olvidar:

  • Asegúrate de que el congelador esté limpio, no tenga grandes restos de hielo y congele bien.
  • No llenes el congelador en exceso de productos.
  • No introduzcas un producto nuevo sin congelar sobre uno ya congelado.
  • Usa recipientes transparentes o etiqueta bien cada producto para evitar confusiones a la hora de descongelar.
  • En la etiqueta haz constar, además del nombre del producto, la fecha de compra.
  • Si es posible, no mezcles alimentos diferentes. Colócalos en zonas distintas por categorías (pescado, carne, verdura…).
  • No vuelvas a congelar alimentos ya congelados previamente (a no ser que se hayan cocinado).

Descongelado y cocción

Un buen descongelado es tan importante como un buen congelado; no es el momento de estropear un producto magnífico. Hayamos cocido previamente las piezas o no, deben descongelarse lentamente en el frigorífico sin ser sometidas a cambios bruscos de temperatura. El marisco puede durar meses en el congelador, pero lo suyo es consumirlo en el mes siguiente a ser comprado y cocinarlo nada más se descongele, recuerda que es un producto delicado.

Los tiempos de cocción pueden variar dependiendo del tipo de pieza y su tamaño. Además, hay muchos tipos de cocciones, cada cual más apropiada para un tipo de producto u otro. Esto te lo cuenta mejor que nadie un experto como José María Calonge (profesor de la escuela de cocina profesional EHIB). En el Curso de Iniciación a la Cocina: Mariscos, Preelaboración y Técnicas de Cocción te enseñará todo lo necesario para identificar correctamente el producto y tratarlo de la mejor manera.

Anticípate y prepárate para la Navidad. Siguiendo estos sencillos trucos podrás disfrutar de las valoradas delicias del mar de manera segura, ¡y por un precio asequible!

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *