Marketing gastronómico: por qué tienes que tomarlo en cuenta

Sabemos que la realidad que vivimos en este momento ha alterado cualquier práctica, desde la más sencilla y doméstica hasta cualquier decisión comercial en todos los sectores económicos.

Y es en este sentido que, a pesar de las restricciones y los confinamientos, o más bien, debido a ello, los negocios de hostelería necesitan hoy más que nunca estar en la mente de las personas para salir adelante. Ser la opción en la que piensen cuando queden con sus amigos y familiares para comer en un lugar o tomarse unas cervezas, y para ello no basta con tener un buen producto y un local agradable puesto que opciones así abundan.

Es necesario darse a conocer con un plan trazado de forma estratégica. Es ahí cuando aparece el concepto de marketing, en este caso, gastronómico.

marketing-gastronomico-scoolinary

Qué es el marketing gastronómico

Lo primero que debes saber es en qué consiste. Marketing, como concepto general, según Philip Kotler, es el “proceso social y administrativo por el cual los grupos e individuos satisfacen sus necesidades al crear e intercambiar bienes y servicios”.

Las personas a lo largo de nuestras vidas presentamos necesidades que son satisfechas gracias a los productos y servicios que se nos ofrecen a través de distintas acciones y canales.

Si aplicamos el concepto a las actividades que los negocios y marcas gastronómicas realizan para darse a conocer y lograr posicionarse en la mente del actual o potencial consumidor, estaríamos hablando de marketing gastronómico.

Dicho en otras palabras, son todas esas acciones publicitarias, de atención al cliente, servicio postventa o definición de nuestra marca, que realizamos para promocionar nuestro negocio e incrementar las ventas.

Para poder realizar estas acciones, la herramienta empleada es un plan de marketing.

Cómo realizar un plan de marketing para tu bar o restaurante

La necesidad de un plan de marketing puede plantearse por distintas razones: que tu local o servicio gastronómico sea nuevo, que lleve un tiempo y quieras darle un giro al concepto, o porque nunca has aplicado una estrategia y ahora necesitas hacerlo para mejorar la situación de tu emprendimiento.

Sea cual sea la causa, la sociedad está en continua evolución -este año especialmente los hábitos de consumo han cambiado de forma radical- y una estrategia te dará una ruta a seguir claramente definida.

espumas y aires en cocina

Para establecer un plan hay ciertos pasos que debes seguir:

1. Realiza un análisis interno

Piensa en la situación actual de tu negocio o cómo estás partiendo, en el caso de los recién establecidos. Estudia la situación económica y las posibles perspectivas.

En este periodo es conveniente realizar un análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades) ya que te ayudará a tener más claras las ideas para los siguientes pasos.

2. Realiza un análisis externo

Piensa en cuál es la situación actual en todos los ámbitos, a nivel macro -un ejemplo de ello es la situación que ahora vivimos a nivel mundial-, en el ámbito local de ciudad y de barrio.

Aplica el benchmarking, que es el análisis de tu competencia para adaptar las técnicas que le funcionan a tu negocio.

3. Identifica a tu público objetivo

No puedes establecer qué vas a hacer si no sabes a quién te diriges. Cada negocio tiene un tipo de público, aunque la franja de edad en principio la veas de forma amplia.

4. Establece objetivos

Después de determinar a quién te vas a dirigir lo siguiente es establecer qué quieres lograr con tu plan. Puedes tener uno o dos objetivos principales y dentro de ellos objetivos secundarios. No es aconsejable delimitar demasiados objetivos ya que se puede perder efectividad.

Los objetivos variarán según la necesidad que presente tu negocio: puede ser crear y proyectar una marca si es nuevo, cambiar el concepto de uno que ya existe; incursionar con tu marca en el sector online porque hasta ahora no participabas o dar a conocer un nuevo producto, por ejemplo, el servicio a domicilio.

Para establecer los objetivos debe ser muy consciente de la situación y de cuál es la característica más destacable de tu negocio, o lo que es lo mismo, cuál es la propuesta de valor de tu negocio.

5. Establece estrategias y acciones

Es el momento de pensar en la práctica. En este punto debes definir cómo vas a lograr todo lo anterior: ¿contratarás una agencia de relaciones públicas?, ¿redecorarás el local?, ¿le darás formación profesional a tu equipo? Las estrategias son más amplias y de ellas se derivan las acciones concretas. Mientras más específicas sean, mejor.

gestion-de-equipos

6. Mide los resultados

Esto es muy importante. Debes analizar y medir la progresión de tu plan en el plazo establecido puesto que esto es dinámico. Si en el proceso los resultados no están siendo los esperados puedes ir redefiniendo algunos o todos tus objetivos, o puedes variar las acciones para llegar a esos objetivos previamente establecidos.

Esperamos que estos conceptos te sirvan de punto de partida. Mucho éxito en tu emprendimiento.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *