Mocktails: las bebidas sin alcohol de moda

¿Ya has oído hablar de los mocktails? Seguro que sí, porque hacen las delicias de abstemios y foodies… Este término viene de la unión de las palabras inglesas mock (broma) y cocktail (cóctel), y se utiliza para referirse a las versiones de cócteles sin alcohol.

Esta tendencia está en auge y cada vez es más común encontrar en la carta de bebidas de un bar o restaurante un apartado dedicado a los cócteles sin alcohol. Esto es, sin duda, una gran alternativa que abre el abanico de posibilidades a quien deba prescindir del alcohol en su dieta o simplemente le apetezca probar otras opciones, más allá de los refrescos y los zumos.

A primera impresión, pensarás que el sabor no tendrá mucho o nada que ver con los cócteles clásicos. Pero estas mezclas son tan sorprendentes que no notarás apenas diferencias con la receta original. A continuación hablaremos de algunas de las opciones más populares.

Mojito sin alcohol

Esta refrescante receta cubana nos transporta directamente a la barra del chiringuito de la playa en verano. La receta original lleva ron blanco, pero para la versión sin alcohol que te proponemos solo necesitas una lima, soda, azúcar moreno y, por supuesto, unas cuantas ramas de menta fresca.

La realización es muy sencilla: primero se machacan en un mortero las hojas de menta junto al azúcar y un trozo de lima, luego añadimos hielo picado y llenamos el vaso con la soda y un poco de zumo de lima. ¡Listo!

Nada colada

Otro clásico indiscutible del Caribe, así que, si queremos viajar sin movernos de casa… ¿qué mejor opción que hacer nuestra propia piña colada apta para toda la familia?

En una licuadora picamos el hielo junto con el zumo de piña y la leche de coco. Se pueden añadir trocitos de piña y para darle un toque más dulzón, un poco de leche condensada. En un momento tendrás un cóctel muy suave y ligero.

San Francisco

Posiblemente la receta que hayas probado llevase vodka, pero en este caso es un intruso: la versión original de este cóctel es sin alcohol.

Esta vistosa bebida que se caracteriza por su degradado de color de naranja a rojo, se hace a base de zumo de naranja, limón, piña, melocotón y granadina. Mezclamos todos los ingredientes en la coctelera con el hielo picado menos la granadina, que se añade al final y directamente en el vaso. Una guinda o una rodaja de naranja para decorar y… ¡a disfrutar!

Bloody Mary sin alcohol

Hay muchas teorías diferentes acerca del origen de este cóctel. Algunos dicen que toma su nombre de la Reina María I de Inglaterra (apodada así por su duro y represivo reinado), otros dicen que está inspirado en el carácter de una camarera de Chicago. Sea como sea, este peculiar cóctel ha llegado a nuestros tiempos y te contamos como prepararlo sin vodka.

El ingrediente principal sigue siendo el zumo de tomate. Se le añade zumo de limón, unas gotas de salsa tabasco y salsa perrins y un poco de sal y pimienta, para acabar se corona con una ramita de apio… ¡sin olvidar el hielo

Cosmopolitan sin alcohol

Uno de los cócteles más famosos de la noche (y del día, para qué engañarnos) del que también podrás disfrutar con esta versión sin alcohol. Un buen ejemplo de que, a veces, menos es más.

Si le quitamos el vodka y el licor de naranja, podemos seguir teniendo un elegante cóctel hecho a base de zumo de arándanos, grosellas y un poco de lima. Así que, que no cunda el pánico: podrás seguir sintiéndote como Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York pero sin tomar ni una pizca de alcohol.

El mundo de los mocktails no acaba aquí, hay muchas posibilidades que explorar. Como parte de la formación para ser barista online de Scoolinary, Meritxell Falgueras nos trae su Curso de Bebidas sin alcohol: un mundo por catar y descubrir, donde también hablará de la importancia de la presentación para disfrutar de una experiencia completa y gratificante.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.