Old Fashioned, un tributo al cóctel más antiguo

old fashioned

La historia de la coctelería se remonta al siglo XVI. Bastante más tarde, en mayo de 1806 encontramos la utilización de la palabra “Cocktail” por vez primera, en la revista neoyorquina “The Balance and Columbian Repository”. En sus páginas ofrecía la siguiente definición: una combinación de agua, azúcar, bebida amarga y licor.

Sin embargo, sería difícil identificar cuál fue el primer cóctel de la historia, seguro que alguna elaboración primigenia que no ha llegado hasta nuestros días podría merecer tan alta distinción.  Hay voces que señalan que el cóctel más antiguo debe de ser el ponche, que se consume caliente desde tiempo inmemorial para entrar en calor,  y que de este surgen todos los demás.

No obstante, sin desdeñar el papel pionero que también tuvo el ponche, este preparado resulta demasiado genérico. Así pues, existe cierto consenso entre los historiadores de la materia acerca de que el padre de todos los cócteles es el Old Fashioned, porque es el que da el pistoletazo de salida para todos los demás. Con esta bebida arranca el mundo de la coctelería tal y como hoy lo conocemos, es todo un referente en este ámbito.

Old Fashioned, el decano de los combinados

Por derecho propio, se considera que el Old Fashioned es el primer cóctel de la historia. Sus orígenes se remontan a finales del siglo XVIII o primeros del siglo XIX, cumple sin fisuras aquella definición, y ha perdurado hasta la fecha con buen predicamento, a pesar de contar con más de 200 años a sus espaldas.  Es todo un emblema del mundo del cóctel. No en vano es un cóctel oficial de la IBA (International Bartenders Association).

Es probable que entre los más jóvenes o los no iniciados el Old Fashioned sea un ilustre desconocido, pero cualquier entendido en el mundo de la coctelería sabe que este es, tal vez, el combinado más respetado y clásico de cuantos se conocen. Además de ser el más antiguo. Su nombre lo deja claro: la traducción al castellano de “Old Fashioned” viene a ser “a la antigua usanza” o “pasado de moda”.

Está reconocido como el cóctel clásico número 1 por Drinks Internacional, la revista de referencia en la industria de las bebidas.

Es uno de los seis cócteles clásicos que reconoce uno de los libros más importantes en esta materia, The Fine Art of Mixing Drinks (1948), de David A. Embury. A saber: el Daiquiri, el Jack Rose, el Manhattan, el Martini, el Sidecar y el Old Fashioned.

¿Quién fue el creador del Old Fashioned?

No se sabe exactamente el nombre de su inventor aunque debió de ser algún barman del Pendennis Club de Louisville, Kentucky.  Precisamente, el Old Fashioned es el cóctel oficial de la ciudad de Louisville, reconocido como tal desde 2015.

Todas las versiones coinciden en que fue el coronel James E. Pepper, un aristócrata miembro de este club, maestro destilador e industrial del bourbon, el que popularizó esta bebida al llevarla al hotel Waldorf-Astoria de Nueva York unos años después.

¿Qué ingredientes se necesitan para prepararlo?

Los ingredientes básicos que se utilizan para la preparación de este combinado son:

  • Un terrón de azúcar
  • Un chorrito de angostura
  • Un cubito de hielo grande
  • 60 ml de whisky bourbon o de centeno
  • De forma opcional, se puede adornar con una corteza de naranja o limón o una cereza tipo marrasquino, que aportan un punto aromático a la bebida.

Se sirve en un vaso Old Fashioned, un vaso corto que se utiliza para servir bebidas espirituosas como whisky, y que lleva el mismo nombre que el cóctel.

Una pinceladas históricas

En 1806 un combinado muy similar al que luego se le dio este nombre se conocía como “The Whiskey Cocktail” y se consumía, tradicionalmente, por las mañanas.

En la década de 1880 nació el término Old Fashioned y comenzó a utilizarse. Se popularizó la nueva moda de “beber a la antigua”, de forma que acabó bautizando a este cóctel.

Durante la primera mitad del siglo XX, el Old Fashioned gozó de gran popularidad. En los tiempos de la “Ley seca”, entre 1920 y 1933, se llegó a camuflar con frutas diversas el mal sabor de un whisky de pésima calidad. Esta costumbre perduró cuando se levantó la prohibición. Muchos bartenders reaccionaron  entonces con una defensa a ultranza de la versión clásica que no contiene frutas de ningún tipo.

A partir de los años 60 la coctelería clásica sufrió cierto declive, que afectó también a este incombustible pionero, para recuperarse a finales de los 90 y cobrar pujanza en el presente siglo. Hoy en día, el Old Fashioned se encuentra en plena forma, con diversos eventos en torno a este combinado, como el Old Fashioned Fortnight que se celebra en el mes de junio en Louisville;  o la Old Fashioned Week, que se celebra desde 2015 con carácter anual en diferentes ciudades del mundo con el objeto de rendir tributo a este clásico imperecedero del cóctel.

Por supuesto, actualmente existen cócteles más populares que el Old Fashioned, que están de moda y que se sirven con más frecuencia en las barras de los locales, pero el respeto por los precursores y los que marcaron el camino a seguir siempre debe guardarse. Hoy más que nunca, el mundo de los cócteles es amplio y diverso, nos deslumbra con todo un despliegue de creatividad. Compruébalo en nuestro curso online “Coctelería Creativa de Autor”, impartido por Ignacio Ussía, coctelero, pastelero y copropietario de The Alchemix.

Hoy en día el combinado rey en la mayoría de las barras sigue siendo el gin tonic, que ha sido capaz de conquistar a buena parte de la clientela coctelera. Es una bebida muy versátil, que permite una gran variedad de recetas. Las descubrirás en el curso online “Gin Tonics Perfectos”. Juanan García, vicepresidente de la Asociación Balear de Bartenders y un experto con más de 21 años de trayectoria, te muestra cómo se trabaja este combinado de manera profesional, las principales técnicas y los consejos de elaboración más útiles.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *