Prepara tu propia repostería casera y descubre todos sus beneficios

repostería casera

El “momento dulce” con el que se remata una comida es uno de los más esperados en la experiencia gastronómica. Si estás organizando la oferta de tu restaurante, plantéate un buen surtido de repostería casera que aporte valor al menú.  

Los postres caseros tienen una serie de beneficios, tanto para la salud del consumidor como para la de tu negocio, y en términos de imagen son mucho más apreciados por el cliente que los industriales. Trasladan un mensaje de esfuerzo, de investigación y cuidado por la tradición, que suele tener un retorno favorable. Servir un postre de la casa siempre es más cercano, más personal  y menos frío.

Elaboradas con productos naturales y métodos artesanales, las preparaciones tradicionales de repostería representan un plus y un excelente reclamo en la carta de tu establecimiento.

Indudablemente, la repostería casera puede resultar más saludable y nos conecta con lo tradicional, deleitándonos con sabores más auténticos y básicos.

Los 10 grandes beneficios de la repostería casera

  1. En primer lugar, es conveniente aclarar que el consumo de azúcary otros elementos que incorpora la repostería casera, es necesario y saludable para nuestro cuerpo, siempre dentro de una dieta rica y equilibrada. Como con el resto de alimentos, se desaconseja su abuso.
  2. Desde el punto de vista nutritivo, la repostería casera que se prepara de forma tradicional está elaborada con huevos, harina, leche, azúcar, mantequilla…, ingredientes básicos de la mejor calidad que son más beneficiosos para nuestro organismo que los procesados de forma industrial, siempre y cuando se consuman con moderación.
  3. Siguiendo con la nutrición, un postre tradicional puede considerarse un alimento completo, ya que está elaborado con productos frescos de la máxima calidad.
  4. La repostería casera, que sigue procedimientos tradicionales, se realiza sin conservantes. En cambio, la industrial se elabora con conservantes y saborizantes artificiales, que se utilizan para potenciar su sabor y apariencia pero que la mayoría de las veces no resultan saludables. Por su parte, los postres caseros nos permiten disfrutar de los sabores auténticos, plenamente naturales, sin alterar, adulterar ni potenciar ninguno de sus ingredientes ni componentes.
  5. La repostería casera tiene la virtud de conseguir preparaciones tradicionales, que son deliciosas y, a la vez, más bajas en calorías que los dulces industriales.



  6. Frente a la repostería industrial, la elaboración tradicional repostera  nos permite jugar con las cantidades a nuestro propio criterio, de forma que podemos incorporar menor cantidad de grasa a nuestros pasteles, tartas y otros platos dulces. Así pues, podemos utilizar menor cantidad de azúcar, o utilizar mantequilla baja en grasa, reducir el uso de aceite de oliva. De manera que no se abuse de ningún ingrediente y con el objeto de crear delicias reposteras más saludables. Por el mismo motivo, podemos caer en el efecto contrario: que nuestras preparaciones resulten más grasas y calóricas. Hay que saber controlar bien este aspecto, ya que tampoco será beneficioso para la imagen de nuestro restaurante pasarse con determinados ingredientes.
  7. Lo mismo ocurre de cara al control del colesterol. Si nuestros ingredientes son naturales y saludables, y además podemos controlar sus cantidades, consumirlos será más beneficioso para prevenir y controlar los niveles de esta sustancia presente en nuestro organismo.
  8. La elaboración tradicional, realizada con productos de temporada y proximidad, siempre resulta más sostenible y menos dañina para el medio ambiente que la industrial.
  9. La repostería casera y los métodos de elaboración tradicionales nos conectan con las raíces de nuestra cultura gastronómica, como expresión de esta que son. Las recetas heredadas generación tras generación hace que nos sintamos identificados con esas formas de hacer y esos sabores, sin renunciar a la innovación. Construyen una auténtica seña de identidad. Por extensión, nos aportan, además, un aspecto fundamental en la cocina y la repostería: el factor emocional.
  10. Los postres artesanos son un excelente medio para expresar la personalidad propia y la filosofía que sostiene tu negocio.

Antes de terminar, hay que dejar claro que las elaboraciones reposteras caseras de tu restaurante deben cumplir siempre las normas vigentes de higiene y sanidad. A veces, uno de los argumentos críticos contra la repostería casera es que no respeta las reglas de manipulación y conservación de alimentos. En realidad, puede respetarlas tanto como la elaboración industrial.

¿Quieres aprender los conocimientos básicos para elaborar deliciosos postres de pastelería tradicional? Francisco Broccolo, consultor y pastelero creativo de larga experiencia ejercida en diversos países, te presenta cinco magníficas recetas tradicionales libres de gluten, preparadas con técnicas de alta pastelería y perfectos acabados. Inscríbete en el curso online “Pastelería Inclusiva: Sin Gluten”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *