Productos que imitan a la carne para dietas veganas

productos que imitan carnes

Existen diversos alimentos que permiten sustituir a la carne en una dieta vegana. Se trata de reemplazar las proteínas de origen animal por otras de carácter vegetal asegurando el aporte nutricional necesario.

Basándose en este principio, han aparecido en el mercado diversos productos capaces de imitar en la medida de lo posible la textura y el sabor de la carne. Estos productos se utilizan como sustitutos en platos tradicionalmente carnívoros, con resultados satisfactorios para el público objetivo.

Antes de seguir, hay que aclarar que si nos interesan los alimentos  con alto contenido en proteínas de origen vegetal, nuestra dieta puede valerse de legumbres, cereales y verduras con los que conseguiremos el aporte adecuado sin recurrir a fuentes animales.

No obstante, si lo que buscamos es la otra opción, es decir, productos que imiten a la carne para sustituirla en determinadas preparaciones culinarias para integrarlas en una dieta de tipo vegano, hoy en día disponemos de una buena variedad que da excelentes resultados y que resumiremos a lo largo de este artículo.

Hoy en día, las dietas veganas van en aumento, ya que mucha gente se inclina por este tipo de alimentación que no incluye productos de origen animal. Si te interesa conocer cómo puedes organizar una oferta gastronómica  atractiva para este tipo de público, visita nuestro curso “Consulta al Público Veggie”, con la consultora vegana Lola Hernández.

Y si lo que quieres es descubrir todas las posibilidades de la proteína vegetal en este tipo de dieta, la consultora Lola Hernández y el chef Nicolás Tomaselli imparten nuestro curso “Cocina Vegana con Proteína Vegetal”, una experiencia gastronómica de primer nivel con recetas veganas que puede resultarte de gran ayuda a la hora de plantear tu propuesta culinaria.

Productos que imitan carnes, embutidos, hamburguesas…

Tofu

Comenzamos por uno de los más populares. Fundamentalmente, el tofu se compone de soja, y se elabora a partir de leche de soja y coagulante compuesto por ácido acético, cloruro de calcio y magnesio, gluconato o sulfatos.Destaca por la alta calidad de su proteína. Su valor proteico es de alrededor de 8 gramos por cada 100 de producto. Cuanto más firme, más riqueza en proteínas.

Apto para celíacos, ofrece un alto contenido en vitaminas, en calcio y hierro. En cuanto a sus usos culinarios, son muy versátiles: sopas, plancha, hamburguesas, albóndigas, marinado, revuelto, horneado, frito, relleno, cortado a daditos o relleno en ensaladas, como base para elaborar patés vegetales… El más suave se utiliza también para postres, revueltos, cremas y como sustituto del huevo.

Seitán

Este preparado a base de gluten de trigo (o de espelta) presenta un valor proteico de 22-25 gramos por cada porción de 100 gramos, aunque la calidad de su proteína es baja. También es bajo su contenido calórico. Su imitación de la carne animal está conseguida y permite unas digestiones ligeras, ya que no tiene apenas grasas, azúcares ni fibra.

Resulta muy variado en su uso culinario, ya que puede utilizarse en una gran diversidad de platos, más o menos como cualquier carne: rebozado, estofado, frito, guisado, relleno, en brochetas…

Soja texturizada

Este producto se obtiene a partir de harina o concentrado de soja. Se extrae la proteína y a continuación se le da textura. Tiene un elevado contenido en proteínas, que ronda  los 35 gramos por cada 100 de producto. Además, la calidad de su proteína es excelente y es un producto apto para personas celiacas. Ideal para elaborar platos de pasta como sustituto de la carne picada, como espagueti o lasaña, albóndigas, hamburguesas, para relleno de berenjenas o calabacines… No en vano se la conoce como “la carne picada vegana”.

Tempeh

Un alimento que proviene de Indonesia, que goza de cierta popularidad en Europa, y que se elabora con soja amarilla y un hongo llamado Rhizopus. Así, se consigue una soja fermentada  muy digerible y nutritiva, con aproximadamente 19-20 gramos de proteína por cada 100 de producto. También puede elaborarse a partir de garbanzos, aunque su aporte proteínico es menor. Destaca por su alto contenido en proteínas vegetales y tiene una apariencia muy parecida a la carne. Se cocina salteado, frito, asado, estofado, en bocadillo, en taquitos…

Heura

Es un producto que ha irrumpido en el mercado recientemente a imitación del sabor y la textura de la carne de pollo. Elaborada a partir de soja sin OMG procedente de cultivos sostenibles, aceite de oliva y especias. Muy rica en proteínas de calidad y vitamina B12. Aproximadamente, contiene entre 18-20 gramos de proteína por cada 100 de producto. Puede utilizarse en cualquier guiso en el que incluiríamos trozos de carne (por ejemplo, paella, pizza, a la plancha, frito, salteado…). Es apto para personas celiacas.

Qorn

Esta es un producto elaborado con una microproteína obtenida de la fermentación de un hongo, el Fusarium venenatum, que, a través de un proceso tecnológico da lugar al quorn. Un producto rico en proteínas, de alta calidad y completas. Aproximadamente, 12 gramos por cada 100 de producto. Se utiliza en cualquier guiso como sustituto de la carne. Este producto en un principìo no era vegano, ya que llevaba clara de huevo, pero desde 2010 se comercializan versiones veganas del quorn.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *