Rellenos para tartas: cuando lo importante está el interior

Cuando oímos eso de que “lo importante está en el interior”, en Scoolinary pensamos automáticamente en rellenos. Y, yéndonos por el lado más dulce, en rellenos para tartas.  Tarta Sacher, Selva Negra, tarta de Santiago… la lista de tartas y pasteles alrededor del mundo es muy larga. En muchos casos, el relleno es más importante que la base o la cobertura.

Para ampliar tu repertorio en el mundo de las tartas, a continuación te dejamos una útil guía con los principales rellenos básicos que podrás incluir posteriormente en distintas elaboraciones. Y para completar tu formación para ser pastelero online te presentamos el Curso de Tartas Imprescindibles del repostero y asesor gastronómico Josep Armenteros.

Crema pastelera

Empezamos por un básico en las recetas de repostería. Esta crema está hecha a base de huevos, leche, harina y azúcar (en algunas recetas también maicena). Su realización es en caliente y es recomendable prepararla con antelación para poder dejarla enfriar unas horas en la nevera, así ganará textura.

Funciona perfectamente en la tarta de manzana, la tarta de galletas de la abuela o la tarta de frutas. Además se puede aromatizar y darle un toque de sabor diferente con limón, canela, vainilla o incluso café… ¡a tu gusto!

Crema de queso

Este relleno nunca falla, sobre todo si eres de los que les gusta el dulce… pero sin empalagarse. La crema de queso es menos dulce, por lo que dará ese toque característico a los postres y tartas que la lleven. Su elaboración es en frío y normalmente se realiza a base de quesos suaves (como el queso crema o el mascarpone) y azúcar.

Sus usos van desde la típica carrot cake hasta la popular red velvet. También puedes darle un toque ácido y fresco añadiendo mermelada de frutas, que combinará perfectamente con un bizcocho de chocolate, por ejemplo.

Crema de chocolate

No podía faltar el relleno estrella para los amantes del chocolate. Esta crema, a base de chocolate y nata (pero que suele incluir yuma de huevo y mantequilla, a veces azúcar y maicena), se realiza en caliente y es recomendable dejarla enfriar unas horas antes de rellenar el bizcocho.

Seguramente te venga a la mente el característico relleno de chocolate negro de la tarta Sacher, pero también puedes optar por usar chocolate blanco o una mezcla de ambos, tanto en bizcochos sencillos o aromatizados.

Chef repostero poniendo relleno en una tarta.

Nata montada

Otro clásico de la repostería, la nata montada es un relleno muy fácil y rápido de preparar. Sólo tendrás que prestar atención a que la nata esté muy fría (enfría previamente el recipiente donde vayamos a montarla para mayor seguridad). Además, conviene que tenga como mínimo un 30% de grasa.

Por su carácter dulce pero bastante neutro, la nata montada combina perfectamente con todo tipo de tartas, especialmente con las que lleven frutas. También puedes añadir colorantes alimenticios para darle un toque diferente.

Merengue

Se trata de una elaboración un poco más laboriosa que las anteriores, pero el resultado merece la pena. Los ingredientes principales son claras de huevo y azúcar. Su elaboración será en frío o en caliente, dependiendo del tipo de merengue que sea y la receta que vayamos a seguir.

Pasa como con la nata montada; el merengue se emplea en cientos de recetas de repostería, máxime cuando puede convertirse en cobertura o en base… Dos ejemplos superclásicos pueden ser como relleno de milhojas o en la tarta Pavlova.

Crema de limón

Este relleno es una alternativa nada complicada y menos común que otras que hemos enumerado. Se realiza a base de zumo de limón, huevos y azúcar. Su elaboración recuerda a la de la crema pastelera, pero se sustituye la leche por zumo de limón para lograr una especie de cuajada.

El toque ácido de esta crema va muy bien acompañando al merengue, por lo que es común usar ambas elaboraciones en una misma tarta. Además se puede sustituir el zumo de limón por cualquier otro cítrico logrando diferentes sabores.

Otro que sabe (pero mucho, mucho) de rellenos de tartas es el gran Antonio Bachour. Nos lo demuestra en su Curso de Pastelería de Autor: Entremets y Tartaletas; y nos enseña que en cuanto a rellenos se refiere, nos queda a todos muuucho por aprender. Por algo se ha convertido en uno de los cursos favoritos de nuestros suscriptores 🙌.

¡Ponte manos a la obra!

Practicar es la mejor manera de llegar a hacer unas tartas memorables. Eso sí, presta mucha atención a los posibles alérgenos presentes en el mundo de la repostería. Podrás sustituir estos ingredientes por otras opciones aptas y lograr el mismo resultado, así todos podrán disfrutar sin preocupaciones del momento dulce.

Compartir:

Un comentario en “Rellenos para tartas: cuando lo importante está el interior”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.