Sin una buena materia prima no hay cocina de calidad

la importancia de la materia prima en la cocina

Ya puedes aplicar las técnicas más novedosas en cocina, tener una carta absolutamente revolucionaria, el establecimiento más cuidado, precios ajustados como pocos, el servicio más atento o recurrir a emplatados deslumbrantes. Todo eso se quedará en nada si no hay detrás una buena materia prima que sustente tu trabajo.

La materia prima es la base: sobre todo ingredientes frescos y productos de temporada y proximidad, que siempre son los mejores para la preparación de platos sabrosos y saludables.

 Sin duda, después hay que mimarlos, pero son absolutamente esenciales. En este artículo vamos a poner de relieve el respeto que le debemos a esta materia prima de calidad y su enorme importancia para asegurar un producto final excelente y la mejor experiencia para tus clientes.

La materia prima como punto de partida hacia el éxito

Una selección de las mejores materias primas en cocina es, aparte de una obligación profesional, un factor determinante que puede inclinar la balanza del éxito a favor de tu restaurante.

Solo de esta forma conseguirás:

  • la frescura,
  • el sabor natural,
  • el color,
  • el aroma,
  • la textura,
  • el aspecto y
  • los beneficios nutricionales que  necesitas servir en la mesa.

Trabajar con proveedores de confianza, de contrastada experiencia y solvencia es básico para garantizar todos estos puntos tan importantes. Por otro lado, es obvio que una buena materia prima puede marcar la diferencia con tu competencia en un sector tan competitivo como este.

Materia prima adecuada para conseguir el mejor sabor

La comida alcanza la plenitud de su sabor cuando se cocina con ingredientes frescos. Además, estos tienen sus propiedades nutritivas intactas. No falla, carnes, pescados, frutas y vegetales frescos siempre sabrán mejor que si se encuentran conservados. La frescura del ingrediente es primordial. Después, una elaboración respetuosa y un buen servicio harán el resto.

El alimento fresco debe ser consumido en el mismo día o, como mucho, al día siguiente, refrigerado de forma correcta. Es importante que además de hacer una buena selección de compra, aprendas a conservar y almacenar la comida.

Pero no solo tienen la máxima calidad los alimentos frescos; también existen conservas de altísima calidad que ofrecen el mejor sabor. Es cuestión de saberlas seleccionar.

Productos de temporada, otra característica de la buena materia prima

Los productos de temporada son más saludables, se consumen en su mejor momento, no se han sometido a tratamientos de maduración artificial. Es por ello que conservan todas sus propiedades y todo su sabor, la máxima calidad para servirla a tus clientes.

Por otro lado, estos productos son más económicos para los restaurantes.

Materia prima cercana o de Km0

La gastronomía de Km0 o de proximidad es aquella que potencia al máximo el uso de materias primas de carácter autóctono, cultivadas en nuestro ámbito más cercano. Es decir, que la distancia entre el punto de recolección o producción y nuestro restaurante es muy reducida.

Estos productos son más sabrosos que los que vienen de más lejos y conservan intactas sus características nutricionales. Favorecen una alimentación más equilibrada y su consumo es más ecológico y menos contaminante.

Materia prima adecuada para garantizar la máxima seguridad

El compromiso con la seguridad dentro de tu restaurante es fundamental si quieres conseguir un mínimo de credibilidad y buen nombre. Los alimentos frescos, ya te hemos indicado que deben consumirse en muy breve plazo. En el caso de conservas o procesados, debes tener siempre el máximo cuidado y asegurarte de que estén en perfecto estado organoléptico y dentro de las fechas de caducidad indicadas.

La importancia de controlar el gasto en materia prima

El gasto en materia prima y la conservación que se hace de esta son factores clave para la buena marcha económica de un restaurante.

Es importante tener una buena agenda de compra y realizar inventarios con frecuencia para controlar el stock. Esto nos permitirá llevar un gasto más sostenible y evitar almacenamientos nada productivos.

Resumiendo…

Así pues, podemos resumir que la buena cocina de nuestro restaurante tendrá que pasar por las manos de un cocinero profesional al frente de un equipo de cocina motivado, equipamientos actualizados, excelentes medidas de higiene, un personal de servicio atento y un control de stock adecuado. Pero por encima de todo ello, o sosteniéndolo en su base, una materia prima de la más alta calidad.

Si estás empezando en esto de la cocina, suéltate y aprende todo lo que necesitas con nuestro “Pack Iniciación a la Cocina: Teoría y Recetas Básicas”. Agrupa 16 cursos que explican los conceptos fundamentales relacionados con carnes, pescados, mariscos, pasta, arroces, fondos y salsas, sopas, cremas, técnicas de aplicación en frío… Recetas tradicionales y muy fáciles presentadas por los profesores de la Escuela de Hostelería de las Islas Baleares.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *