Un recorrido por los panes más populares del mundo

pan de hogaza

¿Qué sería de nuestras mesas y de nuestra cocina sin el pan, ese alimento fundamental presente en casi todas las culturas?  Europa, América, India, Medio Oriente y Oceanía disfrutan, cada territorio a su manera, de diferentes tipos de panes.

Y es que el pan ha acompañado al ser humano desde la prehistoria. Antes de que llegara el horneado, los hombres primitivos ya elaboraban algo similar al pan con trigo molido o machacado y agua. Hay constancia de hornos 4000 años antes de Cristo y se cree que la fermentación fue descubierta por los egipcios 2000 años después. Desde entonces, la historia del pan no ha hecho más que crecer a lo largo y ancho de todo el mundo. Sus ingredientes básicos son: harina, levadura, agua y sal.

¿Cuántos tipos de pan conoces? Te invitamos a descubrir cuáles son los panes más conocidos en distintos lugares del mundo, que es una forma estupenda de adentrarnos un poco más en su gastronomía y, por lo tanto, en su cultura. ¿Te animas?

Un recorrido por veinte panes de diferentes países

La cantidad de panes que existen en todo el mundo es, prácticamente, inabarcable. Así que dejaremos constancia de veinte ejemplos, sin ánimo de ser exhaustivos.

Pan de hogaza

Empezamos, por derecho propio, con un pan que es patrimonio de la gastronomía española, sobre todo de la zona castellanoleonesa. Como carta de presentación, baste decir que ya aparece en varios pasajes de El Quijote. Es un pan redondo, de gran tamaño, corteza gruesa y mucha miga, que permite diferentes usos: acompañar diferentes platos, hacer bocadillos, tostadas, desmigarlo, mojar en salsas…

Baguette

El pan más típico de Francia, de renombre internacional. De forma alargada y corteza crujiente. Protegido por la ley francesa para que su elaboración solo se pueda hacer según los métodos tradicionales. Se usa para hacer bocadillos, en cortes a rebanadas para untarlas con quesos y patés o en el desayuno untadas con mantequilla y mermelada. Baguette significa “varita” en francés.

Foccacia

Habitual de la cocina italiana, en especial de la región de Liguria. Con cierto parecido a la masa de la pizza, en su caso está cubierto de hierbas aromáticas como el romero y se aliña con aceite de oliva. Puede encontrarse también con olivas o cebolla añadidas. Este pan es un compañero perfecto para los quesos y los embutidos. Sus orígenes se remontan a la civilización etrusca o la griega.

Pan de ajo

En este caso hablamos de pan tostado con aceite de oliva y ajo restregado o troceado. Parece una elaboración muy sencilla, pero todavía hoy se disputan esta invención tan sabrosa dos países como Italia y Estados Unidos. Se sirve junto a variados platos italianos, en muchas ocasiones cocinado con mozzarella o una capa de queso parmesano rallado.

Bagel

Un pan esponjoso y con un toque crujiente en su capa externa, que se caracteriza también por su agujero central, lo que hace recordar a una rosquilla. Antes de pasar por el horno se cocina brevemente en agua, lo que le da esa propiedad esponjosa. Se suele sazonar con sal, cebolla, ajo, huevo… Inventado en Polonia, aunque hoy se consume en muchos lugares del mundo, con diferentes variantes.

Pan de centeno

La harina de centeno da como resultado un pan de miga más oscura que la del pan blanco, de textura esponjosa y mayor densidad. Su sabor es más potente y tiene un mayor aporte de fibra. Además, presenta unas condiciones de conservación más duraderas. Se consume sobre todo en Alemania, Finlandia, Holanda, Polonia y otros países del norte de Europa, aunque se ha extendido a otras latitudes. Mención especial merece el pumpernickel, un pan de centeno propio de la región alemana de Westfalia.

Pan de queso

Este pan se elabora con almidón de yuca en lugar de harina y es el pan por excelencia de la gastronomía brasileña. También se añaden clara de huevo pasteurizada, aceite y queso. Otras versiones de este delicioso manjar se encuentran en Colombia (conocido como pandebono) y Argentina (donde se denomina chipá). Suele presentase en forma de panecitos redondos.

Pan de pita

El típico pan de los kebabs, procedente de Oriente Medio. Un pan sin miga que se utiliza con este fin. Se cocina con masa de pan y aceite de oliva, cocido a altas temperaturas.

Pan de mollete

Propio de la cocina mediterránea, sobre todo en Andalucía. Son panes pequeños de forma redondeada, con mucha miga blanda, que se comen con aceite de oliva, tomate, jamón serrano y ajo. O también en desayunos con mermeladas.

Pan de chapata

Original de Italia, este pan es muy popular en este país y en España, aunque se consume en toda Europa. Destaca por su corteza crujiente y su miga fresca y esponjosa. Es un tipo de pan más saciante. Suele utilizarse para hacer bocadillos, cortar en rebanadas o hacer tostadas.

Pan Naan

Este pan es plano, se elabora con harina de trigo y levadura. Presenta similitudes con el de pita y se consume sobre todo en países como India, Pakistán, Birmania, Irán o Afganistán. Su elaboración es de las más curiosas, ya que se usan unos hornos situados en el suelo, que se denominan tandoori.

Baozi

Un pan que es más bien un tipo de bollo, habitual de la cocina china. Se suele rellenar de carne de cerdo y jengibre o vegetales.

Piadina

Otro pan plano tradicional italiano, original de la región de la Romaña. Tradicionalmente, se cocinaba sobre un plato terracota, aunque hoy en día es más común hacerlo sobre placas de metal o testo (un tipo de piedras refractarias). Se come doblada por la mitad y rellena de los ingredientes más variados.

Knäckebröd

Típico de Suecia, elaborado con centeno. Se asemeja a una galleta dura, porosa y destaca por su valor nutricional. 

Pan de maíz americano

Este pan se elabora con harina de maíz, no necesita fermentación y es popular en el sur de Estados Unidos. Existen diversas variedades.

Pan de sémola

Típico en la región de Sicilia y sur de Italia. Un pan muy fino con una miga muy suave y esponjosa, elaborado con masa madre.

Pan gallego

En Galicia se elaboran muchos tipos de panes, siguiendo fórmulas artesanales, que se caracterizan por su corteza crujiente y su miga esponjosa.  El Pan de Cea, el Pan de Ousá o el de Carral son algunos de los mejores ejemplos.

Pan payés

Un pan típico de la gastronomía catalana, que se elabora siguiendo la tradición rural campesina. De forma redondeada, corteza dura y una miga que se conserva blanda durante varios días. De gran tamaño, se suele consumir cortada a rebanadas.

Tortillas mexicanas

Un tipo de pan plano y aplastado elaborado con maíz, con el que se montan los tacos y quesadillas propios de la gastronomía mexicana.

Rugbrød

Pan de centeno muy popular en Dinamarca, con masa madre como base y forma rectangular. Destaca por sus propiedades saludables, ya que es muy bajo en grasa y no contiene aceite ni azúcar.

Si quieres descubrir cómo se hace un delicioso pan artesano, así como las técnicas más antiguas y modernas de la panadería, te interesa nuestro curso online “El Pan Artesano del S. XXI. Introducción, Bases y Técnicas”, impartido por el maestro panadero Xevi Ramón.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *